El adiestramiento canino ofrece muchos métodos que permiten realizar un trabajo efectivo y práctico  de cara a al cliente. El adiestramiento en positivo se ha vuelto una forma comercial de vender a un cliente “fórmulas mágicas” que en muchos casos no son posibles de aplicar en algunos problemas graves de conducta. Educar en positivo y formar conductas basadas en la entrega de reforzadores como comida o pelotas, es la forma básica e ideal pero que en ocasiones se ve frustrada por las características de vida del animal, la fuerza de la conducta instintiva, la fuerza del hábito o el tipo de emoción presente en dicha conducta. En tducamos.com tenemos muy claro que buscamos la practicidad y tratamos de conseguir que un perro deje de comportarse de una determinada forma y así conseguir el bienestar, tanto del dueño como del animal. Un dueño enfadado con su perro, agobiado o preocupado no puede crear con el animal un verdadero y adecuado vínculo. Se trata de educar a los dueños para que ellos consigan educar a sus perros.

Cuando la fuerza de la conducta instintiva es superior al valor de la recompensa utilizada en la rehabilitación, el método positivo fracasa de forma estrepitosa. Esta es una regla básica de la psicología moderna. Esto es lo que nos ocurre desde hace unos años, que acuden numerosos propietarios de perros que se han sentido estafados, engañados o decepcionados con adiestradores que intentaron con sus perros aplicar métodos positivos que no siempre dieron con con la solución del problema.

El castigo como método de aprendizaje sabemos que no es la alternativa , pero si existen otros procedimientos actuales  como “el sistema de bloqueo con doble positivo” también llamado NE.Po.PO (negativo/positivo/positivo)  que a través de un estímulo negativo de intensidad óptima bloqueamos la conducta no deseada, para de esta forma, hacer pasar al perro por dos estímulos positivos, que transforman la emoción de alivio en la emoción de alegría.

En tducamos.com tenemos la valoración muy positiva de aquellos dueños que se pusieron en contacto con nosotros, después de pasar por varios adiestradores que intentaron procedimientos basados únicamente en la entrega de premios o en la omisión de los mismos.  Generalmente confundieron la naturaleza de la conducta, y no entendieron o sabían que las conductas basadas en el condicionamiento clásico: emocionales, instintivas, biológicas, no pueden ser modificadas por el entrenamiento de omisión, (lo que algunos llaman castigo-negativo), o por el llamado principio de Premack  (ya lo dijo el propio Premack en el enunciado de su ley), No así, en cambio, en otro tipo de conductas de naturaleza instrumental u operante donde este tipo de trabajos de omisión si funciona, sobre todo en la formación y educación de conductas motoras.

Es muy importante en la formación de nuestros alumnos de la escuela de FP canina que estén abiertos a conocer todos los procedimientos habidos y por haber en el campo del adiestramiento canino. El ser sectario, o convertirse en un “ista” , no permite ampliar conocimientos y conduce al fracaso metodológico, ya que  la ciencia siempre está abierta a la innovación y sobre todo no está sujeta a postulados dogmáticos.

Decir que en modificación todo se puede arreglar utilizando los métodos positivos, es como decir que en medicina todo se puede solucionar sin cirugía, ¡ Ya nos gustaría a todos! . Por esto, el éxito de www.tducamos.com  es que trabajamos todos los métodos posibles para obtener que los perros de nuestros clientes dejen de comportarse de forma indebida y de esta forma los propietarios de perros nos los reconocen con sus opiniones en nuestra página de FB : Te educamos.